Certificado de eficiencia energética

blog_5

El certificado de eficiencia energética es un documento expedido por la administración y redactado por un técnico acreditado que califica energéticamente los edificios existentes o parte de ellos, como por ejemplo una vivienda o un local comercial. Mediante la certificación energética es posible saber el comportamiento energético de una vivienda o de un local comercial y como mejorarlo para disminuir el consumo de energía del edificio, reduciendo así el consumo de electricidad agua o gas.

Este certificado es el único documento que permite la validación por parte del ICAEN para obtener la etiqueta de eficiencia energética, distintivo que indica el nivel de calificación de eficiencia energética obtenida por el edificio o partes de edificio.

La etiqueta clasifica los edificios dentro de una escala de siete letras, donde la letra G corresponde al edificio menos eficiente y la letra A del edificio más eficiente según el consumo de energía y las emisiones de CO2 comparadas con un edificio base de similar tipología y localización.

Según el Real Decreto 235/2013 es obligatorio disponer del certificado energético para los edificios de viviendas y de uso terciario nuevos y para las transacciones de compraventa o alquiler de edificios ya existentes. Así pues, es obligatoria la obtención del certificado por parte del propietario previamente a la firma del contrato de arrendamiento o de compraventa.

Para conseguir la etiqueta de eficiencia energética válida para estos trámites, es necesario presentar al ICAEN el certificado de eficiencia energética redactado por un arquitecto u otro técnico reconocido.

La certificación de eficiencia energética proporciona información útil al usuario final sobre el comportamiento energético del edificio o vivienda que quiere comprar o alquilar. Esto permite recalcular el precio del alquiler o la venta de un edificio, ya que edificios eficientes con calificaciones buenas pueden llegar a ahorrar un consumo de suministros de hasta el 50% respecto a edificios con bajas calificaciones.
Usted podrá disponer de la etiqueta energética en un máximo de 72h desde la visita del técnico certificador. Debido al análisis necesario que requiere cada vivienda y el registro y expedición por parte del ICAEN, no se contempla la obtención del certificado en un período más breve, sin tener un claro detrimento de la calificación final obtenida.
El certificado de eficiencia energética tendrá una validez máxima de 10 años. Pasado este plazo, será necesario renovarlo. Sin embargo, el certificado se podrá renovar voluntariamente si hay variaciones en aspectos que afecten la eficiencia del edificio y por tanto puedan modificar su calificación.
Aunque hay quien oferta el certificado sin realizar una visita al inmueble, aparte de ser ilegal es del todo desaconsejable. El certificado tiene una validez legal y por tanto, cualquier técnico que no visita el inmueble no puede valorar las condiciones de éste, con el que se aproxima un cálculo siempre a la baja con las evidentes consecuencias a la hora de valorar la vivienda o local comercial.
No. La Generalitat de Catalunya decretó que se pueden presentar ambos certificados independientemente. Es decir, en ningún caso se pedirá un certificado del edificio si la vivienda ya dispone de certificado. Sin embargo, siempre es recomendable hacer un certificado propio de cada vivienda o local ya que la calificación será personalizada y no aproximada como la de un edificio completo.

Cédula de Habitabilidad

blog_5

Es el documento que acredita que una vivienda cumple los requisitos mínimos de habitabilidad para que un espacio pueda ser habitable por personas a nivel de salubridad, higiene y solidez fijados por Decreto y que es apta para ser destinada a residencia humana.

En esta acreditación se regula la superficie útil mínima de los espacios de la vivienda, así como el equipamiento mínimo que debe tener: inodoro, cocina, agua caliente, etc.

Hay dos tipos de cédula de habitabilidad; de primera ocupación, para viviendas nuevas o como resultado de una gran rehabilitación y de segunda ocupación, para vivienda usada o preexistente.

Es obligatoria en el momento de alquilar o comprar una vivienda y para dar de alta un suministro. Según la Ley 18/2007 este documento se exige al contratar y dar de alta los servicios de agua, gas y luz.

Lo recomendable antes de firmar un contrato de alquiler o hacer una compraventa, es que se compruebe que la vivienda dispone de la cédula de habitabilidad vigente según el artículo 26.2 de la Ley de 30 de octubre, por el que se regulan las condiciones mínimas de habitabilidad de las viviendas.

Una vez se disponga del Certificado, se debe entregar a la administración que corresponda junto con el resto de documentación necesaria.

El plazo máximo que tiene la Generalitat para notificar el otorgamiento o la denegación de la cédula de habitabilidad es de 30 días hábiles desde la fecha de recepción en el Registro de la solicitud con la documentación completa. Si se necesita este documento de manera urgente, en la mayoría de trámites se permite presentar la instancia sellada conforme se ha solicitado el certificado de habitabilidad, sin tener que esperar a tener el certificado final.

A este plazo se debe añadir el tiempo necesario para realizar y preparar el certificado. El tiempo que tardamos en hacer la visita al inmueble y efectuar la solicitud es de un máximo de 3 días laborables.

Para solicitar la cédula de habitabilidad de una vivienda es imprescindible presentar un Certificado de habitabilidad emitido por un técnico competente (arquitecto, arquitecto técnico o aparejador) y visado por el colegio correspondiente.

En viviendas construidas antes del 11 de Agosto de 1984, se deberá aportar un documento que acredite la antigüedad del uso de la vivienda. Este documento puede ser una escritura, nota simple, certificación registral, certificado municipal, etc, donde se pueda justificar la antigüedad del uso de la vivienda.

Las cédulas de habitabilidad tienen una duración o vigencia de 10, 15 o 25 años en función del tipo de cédula y de cuando fueron concedidas.

  • Las cédulas de habitabilidad concedidas hasta el 29/12/2003 caducaban a los 10 años de su otorgamiento
  • Las cédulas de habitabilidad concedidas desde el 30/12/2003 hasta el 21/11/2012 caducan a los 15 años de su otorgamiento
  • Las cédulas de habitabilidad concedidas a partir del 03/12/2012 tenían una vigencia de 25 años para las viviendas de nueva construcción (primera ocupación), de 15 años para las viviendas usadas (segunda ocupación) y para cédulas de primera empleo de rehabilitación

Una vez ha transcurrido el plazo de vigencia de una cédula de habitabilidad, para renovarla se debe tramitado de nuevo mediante un nuevo certificado de habitabilidad.

No, no es posible, ya que para poder solicitar la cédula de habitabilidad se debe aportar un certificado de habitabilidad emitido por técnico competente y para emitir este certificado, antes debe inspeccionar la vivienda para comprobar in situ todos los requisitos.